Las posturas en inclinación lateral son muy diferentes de las que hemos visto hasta ahora, ya que intervienen los aspectos bilaterales físicos y mentales.

Somos diestros o zurdos y tenemos órganos unilaterales por lo tanto entramos en un mundo más complejo en la coordinación muscular, orgánica y energética.

Este tipo de ásanas facilita la acción de todo lo unilateral, desde el lóbulos cerebrales hasta la fuerza y la coordinación muscular de los dedos de los pies, fascinante por lo amplio y profundo en los efectos sobre el cuerpo y la mente.

No son ásanas como las flexiones que van hacia delante y podríamos catalogarlas como de acción, o las extensiones como de recepción, sino que tiene que ver con la dualidad, con la decisión y la coordinación.

A nivel estructural

Son una buena herramienta para poder rectificar en gran medida las desviaciones óseas como las escoliosis, los desajustes pélvicos y cervicales.

Para que sea efectivo en la rectificación escoliótica solo tenemos que saber en que dirección tenemos que tomar la inclinación. Por ejemplo si tenemos una desviación lumbar hacia el lado derecho, la inclinación tiene que ser hacia la derecha.

Dentro de las inclinaciones laterales tenemos como dos subtipos, que son las posturas inclinadas de pie y las sentadas. Cada una tiene su función, pero las posturas de pie permiten jugar con el efecto de la gravedad y para corregir escoliosis serán mas fáciles y más efectivas.

Contraindicaciones

Si hay una hernia discal dolorosa es mejor no realizarlas ya que puede pinzar más el disco.

A nivel muscular

Con este tipo de posturas conseguimos estirar las cadenas musculares laterales, sobre todo las que rodean la caja torácica como los intercostales, los oblicuos, dorsales, diafragma… Toda esta musculatura participan en la respiración, mejorando la capacidad respiratoria.

A nivel orgánico

Permiten la compresión y la descompresión de los órganos, como por ejemplo cuándo nos inclinamos hacia el lado derecho estamos comprimiendo el pulmón derecho, el hígado, la vesícula biliar, el riñón derecho, el intestino grueso ascendente y parte del intestino delgado. Pero en cambio al mismo tiempo descomprimimos el pulmón izquierdo, el corazón, el estómago, el páncreas, el riñón izquierdo, el intestino grueso descendente y parte del intestino delgado.

Contraindicaciones

Inflamaciones graves del algún órgano

A nivel glandular

Como pasa en los órganos, comprimimos unas glándulas y descomprimimos otras, por ejemplo si nos inclinamos hacia el lado derecho, estamos comprimiendo el hígado (órgano-glándula), la suprarrenal derecha, la tiroides y paratiroides derecha y el ovario derecho. Pero en cambio estamos descomprimiendo el páncreas (órgano-glándula), el bazo, las tiroides y paratiroides izquierda y el ovario izquierdo.

Contraindicaciones

Si hay una inflamación o enfermedad grave sobre alguna glándula

A nivel mental

Una de las cosas mas difíciles para la mente es la coordinación muscular y las posturas laterales van a inducir a un trabajo bilateral cerebral para la coordinación muscular.

 A nivel energético

Como tenemos tres principal nadis, podemos accionar uno u otro según hacia donde nos inclinemos. Si hacemos una inclinación derecha activamos más el canal Píngala y se nos inclinamos hacia el lado izquierdo activamos más el canal ida. Des esta manera podemos regular según las necesidades energéticas la acción de los nadis

Espero que os hay gustado, hasta la próxima.