Las extensiones son aquellas posturas que alejan la barbilla o el pecho de las rodillas, es decir que son posturas hacia atrás, que no hay que confundir con las elongaciones que  son alargamientos.

Las extensiones son menos frecuentes y hay una menor cantidad de asanas, ya que el cuerpo de una manera natural tiene tendencia a ir hacia delante y favorecer la flexión por la propia inercia de la marcha.

Son ásanas que hay que practicarlas con precaución, con suavidad ya que traen de una manera intrínseca  complicaciones vertebrales. Suelen gustar poco por la incomodo o por la dificultad que ellas conllevan. Poco queridas pero en cambio tienen una gran diversidad de efectos, sobre todo orgánicos y energéticos.

Implicaciones óseas o estructurales 

La flexibilidad de la columna normalmente permite más la flexión que la extensión, por eso cuando hacemos una extensión hacia atrás nuestra estructura sufre más.

  • Se separan los cuerpos vertebrales por la parte anterior y se cierran los cuerpos vertebrales de la cara posterior y las carillas articulares.
  • Se abre la articulación sacro-ilíaca anterior
  • Se abre la articulación coxo-femoral anterior, es decir entre la pelvis y el fémur.
  • Si hay una flexión de las rodillas hay apertura de la rótula
  • Expansión de la parrilla costal, es decir de las costillas y el esternón.
  • Mejora la curvatura cifócita dorsal, la joroba.

Contraindicaciones

  • Si hay hernias discales dolorosas tanto lumbares como cervicales, ya que comprimimos los discos vertebrales
  • Si hay hiperlordosis lumbares habrá que realizarlas con cuidado y suavidad.

A nivel muscular

  • Estiramos la cadena muscular anterior, desde los empeines hasta la musculatura del cuello

Contraindicaciones musculares

Roturas fibrilares, cicatrices recientes o enlonaciones tendinosas

A nivel orgánico 

Las posturas en extensión comprimen sobre todo los órganos posteriores como los riñones, pero en cambio abren todos los órganos anteriores como el corazón, los pulmones, el hígado, la vesícula biliar, el estómago, el bazo y los intestinos. Las aperturas o las expansiones orgánicas, permiten la entrada nueva de sangre que ayudan a la regeneración y el funcionamiento orgánico.

Uno de los órganos más beneficiados son los pulmones, la apertura estira el diafragma, la musculatura intercostal ampliando la capacidad respiratoria.

Contraindicaciones

Enfermedades inflamatorias graves.

A nivel glandular

Las posturas en extensión comprimen tanto las suprarrenales como las paratiroides, mejorando la expulsión de tóxicos y hormonas almacenadas, por el contrario expande las demás glándulas.

Contraindicaciones

Inflamaciones graves de las glándulas comprimidas como una cáncer de paratiroides.

A nivel energético sutil

Uno de los efectos es la apertura del cuarto chakra que se le corresponde con lo emocional, permitiendo su apertura, y de la comunicación mediante el 5 chakra. Des esta manera facilitamos la comunicación del corazón, facilitando la expulsión y la recepción energética. En Casi todos lo rituales energéticos se utiliza la apertura del pecho con los brazos abiertos y extendidos hacia atrás y mirando al cielo para permitir la recepción energética del universo y una ásana que se parece mucho es Ustrasana. 

La apertura es lo contrario a la cerradura o protección, cuando estamos dolidos o nos queremos proteger solemos cerrar el pecho y por el contrario cuando necesitamos recibir solemos abrir los brazos y el plexo solar. Llevar una postura abierta facilita la expansión del chakra emocional y difuminar los miedos, el plexo solar es recibir y dar luz y en cambio la tendencia a nivel de las dinámicas de posturas en clase tendemos hacer las flexiones.

Ejemplo de ásanas en extensión

Ustrasana, bhujangasana, dhanurasana, Matsyasana..