Este tipo de posturas están diseñadas para estirar las cadenas musculares de una manera longitudinal, es decir diagonalmente, mejorando la expulsión de pequeñas calcificaciones en las fibras musculares y además de una enlongación de estas fibras fuera del plano vertical.

A nivel estructural

Los huesos son muy poco flexibles y las articulaciones son expuestas a aperturas más extremas, por eso este tipo de âsanas son las más adecuadas para desbloquear las articulaciones y las cadenas estructurales

Contraindicaciones

Justamente como son muy exigentes a nivel articular, son recomendables realizarlas cuando el cuerpo ya estás el caliente, por el contrario cuando se practican en frio, la tendencia es que las articulaciones trabajan con poco líquido sinovial que a la larga produce irritaciones en los cartílagos.

Si tenemos artrosis o hernias discales, hay que realizarlas con suavidad o incluso abstenerse por la gran presión que ejerce sobre las articulaciones.

A nivel muscular

Las fibras de  las grandes cadenas musculares son expuestas a estiramientos diagonales produciendo la enlongación, mejorando la expulsión de calcificaciones y un mejor drenaje en las fibras musculares.

A su vez cuando los músculos están estirados y esponjosos permiten la hidratación de los huesos, ya que estos son drenados por ósmosis dependiendo de la propia hidratación muscular.

A nivel orgánico

Las torsiones producen un “estrujo” en los órganos, si nos fijamos todos los órgnos están situados en la zona abdominal y torácica, que es justamente donde las torsiones tienen más movimiento, a parte de las las extremidades.

Este “estrujo” comprime todos los órganos, mejorando la expulsión de tóxicos y el drenaje tanto sanguíneo como linfático.

A nivel glandular

Las glándulas igual que los órganos son comprimidos al máximo, expulsando hormonas que han quedado atrapadas y mejorando la limpieza por la compresión que ejercen los músculos y los órganos sobre las glándulas implicadas.

 A nivel energético y mental

Las rotaciones son posturas que generan resistencia en las zonas cerebrales como en el occipital, que son uno de los encargados de coordinar las acciones motoras, ya que este tipo de âsanas consumen mucho procesamiento en la coordinación bilateral motora.

Cuando las realizamos de una manera bilateral ayudan al equilibro de los dos hemisferios cerebrales y a su vez facilita el posicionamiento de la mente neutral.

Las energías se miden en pares, yin y yan, Pranayamas y Apana… las torsiones tienen la capacidad del equilibrio energético mental, consiguen un mayor equilibrio emocional y sobre todo en la gestión de las reacciones emocionales .

Joan Sendra