El funcionamiento principal de las vértebras, es la de sostén del cuerpo en bipedestación y además del sostén de los órganos, pero esta estructura se ve sometida a grandes presiones y para ello está constituida por vértebras movibles, que soportan grades pesos y articulaciones flexibles que aguantan grandes cargas, estas son las carillas articulares y los discos vertebrales, es decir que las vértebras se apoyan en cuatro cartílagos y un disco vertebral. 

Toda estructura ósea está dirigida y soportada por la musculatura, por lo tanto es la musculatura la que gobierna el movimiento de la columna vertebral, si tenemos tensiones musculares, el acortamiento de estos músculos son los que harán por un lado, la desviación de la estructura y por otro lado producirán excesivas presiones sobre las articulaciones, pudiendo producir desgastes en los cartílagos y compresiones no soportables de los discos vertebrales.

La estructura de la columna aparte de las tensiones de la musculatura también dependerá de la base estructural, es decir de los apoyos de los pies. Si tenemos un pie plano o con demasiado puente, genera una desviación de los tobillos, de las rodillas, de la pelvis y de las vertebras, generando desde artrosis, escoliaseis hasta hernias discales.

Para tener una buena salud intervertebral necesitamos una buena base, musculatura lo suficientemente tonificada para soportar la estructura pero lo suficiente flexible para poder mantener el movimiento de la columna sin comprimir en exceso las articulaciones.

Cómo lo conseguimos?

Estirando las cadenas musculares, por ejemplo uno de los músculos principales del sostén de la columna es el Psoas y para ello haremos por ejemplo Virabhadrasana II, o todas las âsanas que llevan la pierna por detrás del tronco.

Estirando la cadena muscular posterior como por ejemplo Paschimottsnasana, o Janu Sirsasana.

Estirando la cadena muscular anterior como por ejemplo Ustrasana

Estirando la cadena muscular lateral como por ejemplo Utthita Trikonasana

Estirando la cadena muscular cruzada como por ejemplo Ardha Matsyendrasana

Pero no solamente tenemos que estirar las cadenas musculares si no también la tonificación, como por ejemplo las âsanas de fuerza, Chaturanga Dandhasana o Purvottanasana. 

Otro aspecto importante es la hidratación de las articulaciones, si los músculos están esponjosos, libres de tensiones y bien nutridos de sangre, estos aportarán los nutrientes y la hidratación necesaria para que los huesos y los cartílagos estén bien hidratados y puedan conservar su flexibilidad.

No solamente las tensiones y los acortamientos de los músculos provienen del trabajo físico sino que las emociones es otro factor muy importante que intervienen en las patologías estructurales. El pectoral y el diafragma pertenecen al chakra emocional, si padecemos de grandes variaciones emocionales croniificadas pueden generar cambios posturales, como por ejemplo cifosis y pecho hundido.

Para las emociones podemos utilizar las extensiones para abrir el pecho como por ejemplo Ustrasana y de esta manera poder sacar la energía acumulada en el chakra corazón. El diafragma también se ve beneficiado por Ustrasana y si queremos podemos utilizar las posturas inversas como por ejemplo Sarvangasana, o si quieres una más suave podría ser setu banda Sarvangasana.

Si tenemos compresiones de las vértebras necesitamos si o si las tracciones, es decir intentar separar las vértebras para que estás no compriman los discos vertebrales. La única manera de utilizar las tracciones es utilizar un cinturón colgado de la pared y aplicar Adho mukha svanasana para abrir los espacios intervertebrales. Si tienes espacio en tu casa otra opción es la tabla inversora que es un artilugio donde de coges de los tobillos y te das la vuelta boca a bajo para abrir todas las articulaciones.

Los órganos también producen compresiones articulares y desviaciones de la estructura, por ejemplo el órgano más grande y que tiene más influencias es el hígado. Este al estar situado en su mayor parte hacia el lado derecho del cuerpo, debajo del diafragma, puede generar tensiones en el deltoides del brazo derecho e incluso pequeñas escoliosis dorsales o lumbares hacia el lado derecho.

Si este órgano está sucio y denso pesa tanto que puede producir estos efectos en la estructura y además ayuda a la des  contracción del diafragma. Para ello podemos utilizar las posturas en inclinación lateral como por ejemplo Utthita Trikonasana para el lado derecho, de esta manera estamos comprimiendo el hígado, expulsando los tóxicos acumulados, y luego hacia el lado izquierdo para descomprimirlo y que entre sangre nueva y lo ayude a limpiarlo con más profundidad.

Joan Sendra.