HALASANA

TÉCNICA

  1. Partimos desde Sabhasana.
  2. Inhalamos y con una exhalación doblamos las rodillas y las llevamos hacia las orejas.
  3. Ponemos las manos a la altura de los riñones  y poco a poco vamos llevando los pies al suelo por detrás de la cabeza.
  4. Una vez instalada la ásana podemos cruzar los dedos de las manos y extender los brazos por detrás hasta el suelo.
  5. Mantener la postura unas respiraciones y luego, lentamente vamos desmontando la ásana.

BENEFICIOS

  • Estira toda la cadena muscular posterior
  • Comprime las tiroides, ayudando a limpiarlas y a equilibrar su función.
  • Es una postura semi inversa por lo tanto ayuda al sistema circulatorio y linfático.
  • Obliga a trabajar al diafragma lateralmente, expandiendo los intercostales.
  • Mejora el funcionamiento del Hígado y la vesícula Biliar.

CONTRAINDICACIONES

  • Personas que sufren protusiones y hernias discales cervicales.
  • No recomendable con presión arterial elevada o glaucoma.

Joan Sendra (Osteópata y profesor de Kundalini Yoga)